LA NUEVA CONCIENCIA

             

 Inicio   Presentación   Libros   Símbolo   N. Conciencia   Blog   Actividades

¿Es el dinero una energía neutra?

En cantidad de libros de autoayuda y de nueva conciencia, así como en varios círculos de los que se dicen despiertos, se afirma que el dinero es tan solo una energía neutra, que todo depende de la utilización que se haga de él. Se llega a decir "No lo desprecies, pues huirá de ti"

Esta reflexión, está dirigida a todos aquellos que están en el camino de despertar; a aquellos que realmente y por encima de todo, desean salir de este mundo y vivir en un mundo más armónico. Al resto, lo que aquí diré, les resultará incómodo e indigesto.

¿Qué es y de donde surge una energía?

Para quien sabe que el universo es mental, cosa que la física cuántica comienza a demostrar y que la filosofía hermética postula como principio, toda energía comienza con un pensamiento, lo que equivale a decir, que toda energía es pensamiento en "acción". Por lo tanto la energía en cuestión, será tan positiva o negativa, como el pensamiento que la originó y nunca podrá ser neutra, pues no estaría en acción.

La polaridad de toda energía, es lo que define  el sentido de su movimiento. Si entendemos que la evolución y por lo tanto el camino hacia la conciencia de UNIDAD, es de polaridad positiva, todo aquella "energía" pensamiento que nos aleje del objetivo, será de polaridad negativa y la que nos aproxime, será de polaridad positiva.

Con estas premisas, analizaremos desde qué tipo de pensamiento surge la "energía dinero"

¿Es el dinero una energía muy antigua?

 En Iberia por lo menos no lo es. Según lo encontrado por la arqueología y valorado por los expertos, las primeras monedas ibéricas, datan de entre el 190 y el 45 A.C. y siempre ligadas al pago de tributos al ejército conquistador romano. Esto significa que el dinero no existió en Iberia, hasta que no fue introducido por la colonización romana. Así que en estas tierras, la existencia del dinero tiene poco más de 2100 años. Las primeras monedas que conocemos, surgen en Lidia (actual Turquía)  unos 5 siglos antes.

Si el ser humano lleva en la tierra (siempre según lo aceptado por la ciencia) unos 2 millones de años, podemos emular a Karl Sagan y considerando los 2 millones de años como un gran año, el dinero habría aparecido en el último medio día, o sea el 31 de diciembre después de las 12.

Esto contradice la impresión generalizada de que sin dinero no se podría vivir, pues el hombre ya lo hizo.

El pensamiento de propiedad  privada,  precursor  del dinero.

El Espíritu, ha involucionado para poder habitar en la materia y tal como en el relato de Esaú y Jacob, (Ha vendido su primogenitura por un plato de lentejas). El  instinto animal de supervivencia racionalizado desde el temor, promueve en el hombre pensamientos de escasez y como consecuencia los de apropiación de tierras y animales, para garantizarse el sustento.

 Ahora ha de cuidar a los animales que antes se cuidaban solos, ha de labrar la tierra, que antes producía por sí sola (puesto que no hemos inventado ni una sola planta o semilla, todo ya estaba aquí). Al comprobar que esto daba mucho trabajo y le quita libertad,  decide esclavizar a otros hombres para que le hagan el trabajo.

Desde ese momento, se condena a luchar por lo que cree suyo,  lucha contra la tierra,  los animales y el resto de los hombres. Considera a los demás, como enemigos en potencia a los que ha de destruir o controlar. (Da lo mismo qué pensamiento fue primero y cual después. Todos ellos forman parte de una misma cadena de pensamientos, de una conciencia que no ha sobrepasado el instinto animal).

En una forma más pacífica de esta lucha por proveerse de cuanto necesita, primero intercambia o hace trueque con otros hombres considerados libres.

Más tarde, como no puede retener todo lo que la tierra produce, puesto que se pudre, inventa algo que pueda retener y que no se pudra y ahí nace el dinero.

Es evidente, que la línea de pensamiento que generan tanto la propiedad privada como el dinero, no surgen de una conciencia de Amor y Unidad, sino desde el Temor. (El cual es el polo negativo de la evolución).

¿Se pueden hacer obras positivas con una energía negativa?

Indudablemente. Toda energía puede ser transmutada.

"Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas" Lc 16-9

 No existen las riquezas justas desde una visión espiritual. No sería necesario dar si antes no se hubiese quitado. Cada vez que alguien gana, otro pierde y así llegamos al punto donde nos encontramos. Unos lo tienen todo y la mayoría carece de todo.

El Ser humano está despertando, pero aún no ha tomado conciencia real de ser célula de un mismo cuerpo. Cuando lo haga, no podrá ver a su semejante como competidor y además sabrá que todo le ha sido prestado para vivir la experiencia, que nada le pertenece y así dejará de retener, por lo tanto obrará coherentemente con la visión de ser uno con el todo.

Cuando la conciencia de separatividad  que genera la necesidad de propiedad sea transmutada, dejarán de ser necesarias cientos de ocupaciones que se derivan de ella, tales como ejércitos, policías, jueces, abogados, comerciantes, banqueros, seguros, burócratas, aduanas etc. Ocupaciones que son del todo inútiles para proporcionar al ser humano lo que realmente necesita.

Hoy en día, no resulta "rentable" (desde el punto de vista de el dinero) hacer nada que beneficie al conjunto de la sociedad. La rentabilidad está solamente en actividades destructivas. "Armas, drogas, especulación, la ruina de otros, desastres ecológicos y demás chanchullos. Hoy en día, sabemos que la medicina no nos puede curar, puesto que la curación está en nuestras manos, pero aunque pudiese, no lo haría, pues se acabaría su negocio. Tampoco puede haber paz, pues la guerra es el negocio más rentable, ni puede haber energía libre, mientras algunos detenten el poder sobre las fuentes de energía y prefieran aquellas más dañinas, ni se producirán productos duraderos y no contaminantes, pues esto no es negocio. Si los productos fuesen duraderos, habría que cerrar muchas fábricas y por lo tanto generaría más paro. La tecnología no está sirviendo a los intereses de la población, pues no sería rentable y así sucesivamente.

Si la tecnología fuese utilizada para el beneficio común y se dejaran todos los trabajos inútiles, la necesidad de trabajar para cubrir las necesidades de todos, se reduciría a la mínima expresión, proporcionando así al ser humano mucho tiempo libre para dedicarlo a lo que de verdad importa. Su crecimiento, arte, conocimiento, relación etc.

Todos los acontecimientos que están ocurriendo y los que están por venir, nos van a obligar a tomar conciencia de todo lo aquí expuesto.

Sean bienvenidos.

 

Carlos Galindo

info@caminodelsimbolo.com